Excite

Amy Winehouse quiere ser una Barbie

Amy Winehouse sigue conquistando terreno y abriendo nuevos frentes. Lo último de la reina del soul ha puesto al mercado de muñecas patas arriba y las críticas no han dejado ni un milímetro de tregua. Lo que podría llegar a ocurrir a partir de ahora es que más de una de rubia de plástico, quién sabe si de las de verdad o de las de las estanterías de medio planeta, acabara tirándose de los pelos si finalmente tuviera que compartir armario con la Barbie de Amy Winehouse.

No es una broma. Después de pasar tantas veces por la sala de quirófano, la que algunos llaman la nueva adicción de la cantante, Amy Winehouse se ve tan estupenda que ha decidido que quiere convertirse en el mejor juguete de este año. Aunque todavía está por ver quién es el papá que compra a sus niñas la Barbie de Winehouse. Y es que la mini Amy, además de gastar dos tallas más de sujetador que una muñeca normal, saldría de fábrica con tupé incluido y con los tatuajes de la cantante incorporados en brazos y pecho.

A la dificultad de encontrar vestidos que se adecuen a su talla se añade otro inconveniente. A simple vista, el pelo de la Barbie de Amy Winehouse parece igual de indomable que el de la verdadera cantante, algo que podría no convencer a sus futuros compradores. Aún así, es casi imposible que alguien pueda quitarle de la cabeza la idea de poner a la venta su versión en miniatura.

Imagen: colunistas.ig.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019