Excite

Begoña Alonso es la quinta expulsada de Supervivientes

La audiencia de Supervivientes ha decidido que debía abandonar el concurso Begoña Alonso. Esta modelo de armas tomar había pedido públicamente que la echasen a ella porque se encontraba muy débil físicamente debido a la falta de alimentos y las malas condiciones de vida en la isla. El público la escuchó y la echó. Lo que no queda claro es si la echaron porque lo pidió o si lo hicieron porque no caía bien. Se va con la fama de ser una de las más criticonas de la isla, según sus propias compañeras. A su partida prometió que “todos los malos rollos se quedaban en la isla y que se llevaba lo bueno”.

Antes marcharse Begoña dio el beso de Judas a Álvaro Muñoz Escassi, en repuesta a la nominación sin motivos del jinete. La ex de Bustamante se sentó en el sillón de las nominaciones junto a uno de sus grandes apoyos en el concurso, Yolanda Jiménez, la esposa del artista Rafael Amargo.

Esta semana el liderato en la isla ha cambiado de persona. Atrás queda el gobierno de Escassi para dar paso a Juan “el Golosina”. El que Juan fuese penalizado en la prueba finamente lo benefició hasta el punto de convertirlo en líder. Con una personalidad muy peculiar y siendo el mayor del concurso, “el golosina” tendrá que afrontar los retos de ser el concursante más destacado, algo que según Escassi, en ocasiones no es fácil. Su primera decisión ha sido mandar a Maite a Cayo Cabeza de León para fabricar sal.

Daniela Blume y Maite Zúñiga estaban enfrentadas a Begoña tras una polémica suscitada después de que Santi Abad escondiese un coco. Una anécdota que las marcó para siempre en la isla ya que a partir de ese momento comenzó su exclusión del grupo y el resto, tras el bautizo de Daniela, comenzaron a llamarlas “las paranoicas”.

Mira a Begoña Alonso en la Isla

Imagen: que.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018