Excite

El preestreno del musical de U2 sobre Spiderman termina en desastre

Como si de una comedia de los Hermanos Marx se tratara, el renombrado musical que U2 preparaba en torno a la figura del superhéroe Spiderman se estrenó ayer en Broadway con fallos de toda índole que apuntan al montaje como uno de los grandes fiascos de este año que está terminando. Aunque la complejidad de Spiderman, el regreso de la oscuridad había quedado patente durante los ensayos, ya que problemas de seguridad, entre otros, habían retrasado su estreno, su presentación puso de manifiesto que no todo estaba tan pulido como cabía esperar.

Y es que, para empezar, la obra, en la que se dejan ver Bono y The Edge y en la que U2 al completo firma la música, comenzó con casi media hora de retraso. No obstante, cabe decir que, si con un presupuesto de 65 millones de dólares se esperaba que hubiera espectáculo, lo hubo, aunque de un modo distinto al habitual. Así, el primer acto terminó con el protagonista, Reeve Carney, colgado del techo sin poder soltarse, y se tardaron unos 50 minutos en reanudar la obra.

Con los responsables de Spiderman, el regreso de la oscuridad pidiendo excusas y comprensión por megafonía a las casi 2.000 personas que asistieron a su estreno en Broadway, el musical se retomó con piezas que no estaban en su sitio y cables sueltos por doquier. Sin embargo, poco después uno de los actores, en este caso Natalie Mendoza, volvía a quedarse suspendida del techo. Con el respetable preguntándose si asistía a un musical o a una representación circense, alguno de los participantes en la obra también tuvo que improvisar al no saber continuar con su diálogo.

Finalmente, después de unas tres horas y media, el público, visiblemente irritado (más si cabe después de haber pagado entre 140 y 300 dólares) abandonaba Broadway tras el estreno de una obra que, a tenor de lo visto, habrá que ver si sigue en pie pese al tirón que conservan tanto U2 como Spiderman.

Imagen: daylife.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017