Excite

En la gala 6 de Top Chef 2013, Elisabeth es expulsada no sin decir adiós: "prefiero perder así que perder porque Arrabal tenía un plástico en el plato"

  • Antena3.com

Top Chef 2013 sigue cosechando éxitos de audiencia, liderando ayer noche el prime time con más de dos millones y medio de espectadores. Y es que las recetas de los jóvenes profesionales siguen causando sensación, aunque en algunas ocasiones su cocina se vea inmersa en errores y decepciones constantes, tal y como ha sucedido en su sexta gala.

En la primera prueba, los concursantes tuvieron que vérselas con diferentes partes de nuestro cerdo ibérico y a partir de ahí elaborar su mejor plato. Aquí hay que decir que algunos jugaron con ventaja y otros, sin embargo, lo tuvieron más complicado. Fue el caso de Elisabeth a quien le tocó la careta o el de Begoña que tuvo que lidiar con las patas, mientras que otros de sus compañeros elaboraban sus recetas sin ningún problema, como el caso de Antonio Canales y su solomillo.

Arropados en todo momento por el capitán de la cocina mediterránea, Karlos Arguiñano, el ganador de la prueba y, como consecuencia de ello, el inmune de la semana, fue Miguel Cobo, algo que le debían encarecidamente Chicote y los demás miembros del jurado, tras tener que jugársela cada programa pese a su soltura con el cuchillo y a su magnífica labor culinaria.

En la segunda prueba, los rivales y compañeros de Top Chef hicieron dos grupos para elaborar en 90 minutos un primero y un segundo plato, que debían probar los comensales del marqués de Griñón entre los que se encontraban críticos muy importantes y cocineros michelín. Pese a que los concursantes se encontraban satisfechos con su trabajo, resultaron reprendidos duramente por la mesa de los impasibles. Las críticas destructivas y para nada constructivas no le sentaron nada bien a Antonio Arrabal, quién lloró desconsoladamente mientras aseguraba que se le había caído algún mito.

No te pierdas los platos de la gala 6 de Top Chef

El grupo liderado por Javier ganó el combate, aunque aceptaron su victoria, no con vítores como cabría esperar, sino con resignación, ya que para nada habían conquistado el paladar de sus invitados. En la "Última oportunidad", por tanto, tuvieron que enfrentarse Elisabeth, Begoña y Antonio Arrabal, y Elisabeth tuvo que salir por patas no sin antes soltar una perlita importante: "prefiero perder así que perder porque Arrabal tenía un plástico en el plato".

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018