Excite

Estados Unidos echa chispas por la liberación de Polanski

Apenas un día después de conocer que el Gobierno de Suiza ha puesto en libertad al cineasta Roman Polanski y no lo extraditará a los Estados Unidos, las reacciones por parte de los diferentes agentes implicados en el caso no se han hecho esperar. Y es que la negativa por parte del Gobierno helvético de mantener encerrado a Polanski ha caído como un jarro de agua fría en Norteamérica, que considera esta decisión como una bofetada a su sistema legal.

Según parece, el enfado estadounidense viene por un lado, de lo que parece ser un uso de Suiza del caso Polanski para arremeter contra el Gobierno de Obama, que acusó a los helvéticos recientemente de ayudar a miles de norteamericanos a evadir impuestos por medición de sus bancos, y por otro, por los comentarios de la ministra de Justicia de suiza, Eveline Widmer-Schlumpf, que no ha dado opción a una apelación.

Respecto a este punto, el portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos, P.J. Crowly, ha calificado como `lamentable´ la decisión helvética, ya que según expresaba, todos en los Estados Unidos se encuentran enormemente decepcionados con el país europeo, que sólo rechaza un 5%, de las 200 solicitudes de extradición que recibe cada año por parte del Gobierno americano, una decepción, que eso sí, no le impidió asegurar que seguirán a Polanski allá donde se esconda.

Por otra parte, los principales medios de comunicación estadounidenses daban muestras de su enfado en sus titulares, como The Washington Post, Los Angeles Times o el New York Times, que ha considerado el episodio como una nueva diferencia en el modo de ver las cosas entre Estados Unidos y Europa, ya que, según expresó el periódico, mientras en Suiza afirman que ya se le ha castigado lo suficiente, ellos se cuestionan si su fama y talento no han ocultado la gravedad de su crimen.

Un crimen que mientras organizaciones por la defensa de los menores manifestaban de imperdonable, la propia víctima de los abusos por parte del director, Samantha Geimer, ha dicho haber olvidado, asegurando que Polanski a sus 76 años ya no es una amenaza para nadie. Geimer añadió que no comprende por qué siguen acosando al director y que ella está cansada de un tema que debió haberse resuelto hace 33 años.

Imagen: juantadeo.files.wordpress.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017