Excite

La audiencia de Gran Hermano 12 castiga la actitud de Arturo

Entró hace tres semanas junto a Pepa para ocupar las plazas dejadas por Julio y Flor tras su expulsión del programa pero, al igual que le pasara a su compañera, Arturo tampoco ha sabido ganarse el apoyo de la audiencia en tan poco tiempo.

Así, ayer se convertía en el noveno expulsado de Gran Hermano 12 con algo más de un 82% de los votos del público. Y es que, su fugaz amistad con Yago, considerado ya como el malo malísimo de esta edición, y su lenguaje soez en sus peleas con Jhota y Terry le han hecho un flaco favor a este concursante.

Buena prueba de ello son los silbidos que tuvo que soportar ayer en su entrada al plató, así como los reproches de Mercedes Milá que, como es habitual, le habló claro sobre cómo había visto su paso por el reality. La expulsión de Arturo dejó a Yago en estado de shock ya que ambos llevaban toda la semana pidiendo a la audiencia que expulsara a Dámaso para poder librarse de Jhota a la semana siguiente. Pero parece que el tiro les salió por la culata en esta ocasión.

No obstante, Yago, en proceso de búsqueda de nuevos aliados a su causa, se libró de las nominaciones ya que los nuevos aspirantes a abandonar la casa de Guadalix son Jhota, Marta y Rubén.

El lado amable de la noche fue el protagonizado por la llegada de Byamba, un luchador de sumo que tan solo habla japonés, pero que parece que ha venido a poner algo de paz en el grupo.

Por último, la novena gala de Gran Hermano 12 terminó con un anuncio de boda. La de Rubén y Chari que, en su particular montaña rusa de emociones, han decidido prometerse amor eterno ante los ojos de millones de espectadores. La pareja está inmersa en los preparativos que, de momento, comenzarán con una gran fiesta de despedida que se celebrará el domingo. Las madres de ambos, desde fuera, asisten con recelo a esta decisión.

Imagen: patiodemarujas.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017