Excite

La crisis de tabaco llega a 'Gran Hermano: el reecuentro'

Finalmente, después de tanto nombrarla, la Revolución francesa ha llegado a Guadalix de la Sierra. Y es que Cristóbal Colón y sus secuaces se han puesto manos a la obra para boicotear el concurso. Después de una prueba semanal que parecía imposible para ellos, en la que los concursantes debían montar una coreografía encima de cintas de correr automáticas, los grandes hermanos no sólo se han negado a realizarla, sino que se han encerrado en el confesionario con el objetivo de solucionar la crisis de tabaco del reencuentro.

Durante la prueba de esta semana, los concursantes tenían la posibilidad de conseguir un quilo de alimentos básicos cada día, una manera inteligente de lidiar el final del reality y de proporcionarles, si se esforzaban, una última semana en paz y con el estómago lleno. Pero al enfrentarse a la organización y negarse a realizar las pruebas, los concursantes también han perdido la oportunidad de hacerse con los cigarrillos, algo que ha puesto de los nervios a muchos de ellos y que ha generado la mayor crisis de tabaco de GH.

Después de varios días de pasotismo dentro de la casa, tanto el Súper como el resto de miembros de la organización, que al parecer han sido bastante benévolos esta semana teniendo en cuenta algunas reacciones de Ainhoa en Guadalix, les han pedido a los concursantes que se disculpen. Y aquí han vuelto a surgir las diferencias, porque rompiendo una iniciativa unánime y que, por primera vez, aproximaba a todos los concursantes, Silvia ha decidido pedir perdón por su comportamiento. Quién sabe si a modo de estrategia. Esta noche, en la final de GH: el reencuentro, la votación de la audiencia dará a conocer el resultado de cada una de ellas.

Imagen: telecinco.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017