Excite

La familia de Jade Goody pide intimidad

Decidió renunciar a la intimidad de su terrible enfermedad y convertirla en un espectáculo mediático y, aún hoy, después del funeral, cientos de británicos lloran su muerte.

El fallecimiento de la gran hermana Jade Goody sigue generando ríos de tinta en los periódicos sensacionalistas ingleses que se hacen eco de las miles de visitas que en apenas un par de días ha recibido la tumba de Goody en el pequeño cementerio en el que se encuentra.

Hasta el punto de que los familiares están siendo ahora víctimas de la decisión de Goody de exponerse a los medios y ya han expresado su deseo de que la tumba no se convierta en un santuario.

Hay que recordar que más de 300 personas acudieron al funeral que se celebró la semana pasada en Essex, Reino Unido, y que generó una expectación que no se recuerda desde el funeral de Lady Di.

Los medios sensacionalistas, que ya denominan a Goody como la princesa de Essex, no dejan de recordar detalles escabrosos como que la joven, de 27 años, planeó hasta el último detalle de su entierro, incluido el cortejo fúnebre compuesto por veintiún coches precedidos por un Rolls Royce vintage con los restos de la gran hermana.

Jade Goody participó en el Gran Hermano británico en el año 2002 donde se hizo famosa por unas polémicas declaraciones sobre una compañera india. Estos comentarios le valieron su nueva participación en la edición india del programa en 2008, donde recibió la noticia de que padecía un cáncer terminal, tras lo cual decidió retrasmitir al mundo su agonía para, según dijo, asegurar una cuantiosa herencia a sus hijos.

Imagen: telecinco.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018