Excite

La frescura de Agustín Tirado frente al desánimo de Raúl Pulido, telonero de Antonio Orozco, en la quinta gala de La Voz 2013

  • Telecinco.es

Aumenta la rivalidad de los coaches en La quinta gala de La Voz 2013 gracias al garbo de Agustín Tirado, en contraposición a la tristeza motivada por uno de los teloneros de Antonio Orozco, Raúl Pulido, cuya voz no inspiró ninguna confianza.

Agustín Tirado es músico y profesor de inglés, viene de alicante y tuvo que abandonar la música por cuestiones económicas. Con tan solo 21 años ayer nos demostró su desparpajo frente al público y los coaches, interpretando la canción Troublemaker de Olly Murs, y a Orozco tan solo le bastaron 3 segundos para girarse y apostar por él.

Agustín se mostró algo nervioso pero a medida que pasaba el tiempo, aumentaba su confianza haciendo que Rosario, Malú y Bisbal finalmente se dieran la vuelta. Sus padres tienen problemas de corazón y llevaba toda la vida luchando para que ellos pudieran verle de esa guisa. "Ya me tocaba" es lo que confesaría emocionado tras su éxito.

La lucha por el joven fue intensa; se nota enormemente cuando alguien tiene talento por el ímpetu de los coaches a la hora de venderse. Antonio dio cuentas de la confianza depositada ante el alicantino al pulsar el primero el botón, y pese a que Bisbal y Malú se exasperaron, afirmando que esa excusa ya no valía, de nada sirvió pues fue precisamente la razón que necesitó Agustín para decantarse.

Raúl Pulido fue otra de las actuaciones intensas y emotivas de la jornada de ayer noche, si bien por motivos claramente diferentes. Raúl interpretó en esta ocasión la canción Lía de Ana Belén, y aunque la hizo suya, versionándola con parte de su personalidad innata, tuvo que abandonar el escenario decepcionado ante la negativa de los coaches.

VÍDEO: No te pierdas todo lo que dio de sí la gala 5 de La Voz 2013

Raúl trabajó codo con codo con el cantautor y son amigos, y pese a que Orozco puso gesto serio nada más escuchar su voz, no sabemos si lo reconoció al instante o tan solo al verse las caras. De cualquier forma, tras la salida del músico, el artista comentaba que estaba triste y que era una pena porque se trataba de un artista impresionante. De aquí se pueden deducir varias cosas: uno, que a Pulido los nervios le jugaron una mala pasada, y dos, que podía haberlo hecho mucho mejor dada su experiencia con él.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019