Excite

Los alumnos del San Severo organizan un guateque

Parece que lo de la comida va a ser un handicap muy recurrente durante los próximos capítulos de Curso del 63. Si la semana pasada era Gema la que tenía problemas con una tortilla que estuvo rodando durante dos días por el comedor de San Severo, en el episodio de ayer la que casi se muere de la angustia es Ana Julia. Y es que la chica, un futuro proyecto de modelo, dejó muy claro que no le va nada lo de las comidas exóticas.

Aunque más que exótico lo de ayer parecía una carnicería en toda regla. Como conejillos de indias, obligaron a los pocos supervivientes de la Gripe A a diseccionar una rana, que algunos juraron y perjuraron que estaba viva. Y, por si esto no fuera suficiente, los torturaron poniendo sus ancas como primer plato de un segundo que les prometía huevos fritos y arroz blanco. La única condición, acabarse el entrante de los pies al muslo, nunca mejor dicho.

Vídeo: repasa los mejores momentos del tercer capítulo de Curso del 63

Entre sollozos y arcadas, por tener que elegir entre probar la rana o no comer, los alumnos del San Severo también pudieron disfrutar de un estupendo guateque, al más puro estilo sesentero. Y he aquí otra de las pataletas que durante el capítulo 3 de Curso del 63 protagonizaba Ana Julia. A cada uno de los alumnos le adjudicaron un modelito, muy ambientado en la época del San Severo, y a la chica no le gustó en absoluto. Y es que todas llevaban shorts o vestidos menos ella, a la que le pusieron unos pantalones de payaso, la verdad, un tanto ridículos. Pero, como decía su madre, una modelo debe siempre potenciar y poner de moda todo lo que lleva puesto, aunque sea sacado del armario de la retaguardia.

Pues bien, como era de esperar, lo del guateque también alteró las hormonas de los inquilinos adolescentes del San Severo, aunque Doña Alicia ya había advertido a sus chicas que ellos no debían pasarse de la raya. Vamos que lo de arrimar el hombro y agarrar el trasero por banda estaba más que prohibido en este guateque. Fiesta que Carmen utilizó muy bien para seguir conquistando a su gaditano, David García, aprovechando el juego de la botella para comerle un poquito la oreja. El único inconveniente, y que seguro sigue dando baza en próximos capítulos, es la rival que le ha salido a Carmen. Y es que Marta también parece estar muy interesada por David.

Entre otras reprimendas y castigos, esta semana el top 10 se lo lleva la mismísima Marta, por protagonizar un ataque de histeria cuando Doña Alicia descubre su tanga escondido y finalmente acaba por cortárselo. Y la segunda posición del ranking es para Joshua y su compinche Mario, a los que no se les ocurrió otra cosa que robar una botella de vino. Menos mal que su director, Don Vicente, tiene más moral que el Alcoyano y sabe cómo funciona esto de la televisión, porque si no a estas alturas nos quedábamos sin alumnos en el San Severo.

Imagen: canales.diariovasco.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019