Excite

Los padres de Mario Biondo provocan a Raquel Sánchez Silva en su vuelta al trabajo

  • @Biondo_Mario en Twitter

Raquel Sánchez Silva se ha mantenido alejada de la vida pública durante varios meses, pero el jueves pasado se reincorporó a su jornada laboral presentando, como ya resulta habitual, la noche madrileña más popular y glamurosa del año, la Fashion Night Out. Lo que la periodista no esperaba es que sus suegros, los padres de Mario Biondo, hicieran acto de presencia sin avisar.

El momento para volver a verse las caras no podía ser más desacertado, ya que justo el día anterior el juez había descartado la posibilidad de que su marido hubiera sido asesinado, hipótesis que la familia barajaba desde el principio y que ella se resistía a creer como cierto.

La relación con la familia del que fue su marido, no está atravesando sus mejores momentos. De hecho, Santina, la madre de Mario, afirma que no responde a sus llamadas, y que no la ven desde el 6 de junio, algo que les hace pensar que está ocultando algo.

De esa manera, durante todo este tiempo de dolor y luto por la muerte de su pareja, la presentadora ha tenido que soportar las críticas incesantes de su familia política, quienes no han dudado en afirmar a la revista Sálvame que lo único que pretendían acudiendo la semana pasada a la cita ineludible que Raquel tenía en la madrileña calle Jorge Juan, era ponerla nerviosa.

La italiana afirma sentir rencor hacia su nuera por todo lo sucedido con su hijo y no dudan en contratar los servicios de un médico forense para estudiar la autopsia practicada a Mario el día de su muerte porque, según afirman, hay cosas que no se hicieron debidamente. Dada aquella visita controvertida, hay que decir que Raquel siguió con sus entrevistas de la mejor manera posible, evitando de ese modo la confrontación con sus suegros.

VÍDEO: Raquel Sánchez Silva agradece las muestras de apoyo por el fallecimiento de su marido al tiempo que patrocina su Sony Xperia Z

Según Santina, la única razón que Raquel le ha dado acerca de su hijo es que era un monstruo y un maniático. Además, según su textimonio, Silva quiso vender los objetos pertenecientes a Mario para así recuperar lo invertido en el funeral, y que fue su marido Pippo el que le pidió encarecidamente que se los vendiese.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018