Excite

Una enferma terminal televisará en directo su muerte

A una británica, de nombre Jade Goody, le diagnostican un cáncer en estado muy avanzado, determinando que le quedan pocas semanas de vida. Ante esta noticia, la decisión de esta enferma terminal es que se vea por televisión su muerte. Eso sí, a cambio de una buena suma de dinero.

Ahora bien, esta mujer no sólo quiere televisar en directo cómo fallece, sino antes de eso su boda. Jade se casará este domingo con su novio en un hotel rural y con un traje de novia que le ha regalado el dueño de Harrod’s, Mohamed al Fayed.

Los gastos de la ceremonia los compensará con un montón de exclusivas. Es el caso de las fotos de su boda, que las ha vendido a la revista OK a cambio de 700.000 libras (790.000 euros).

Pero no es la primera vez que Goody llama la atención de los medios de comunicación. Su vida está envuelta en una polémica constante. Participó en el Gran Hermano británico, siendo una de las primeras concursantes que practicó sexo delante de las cámaras.

La fama que adquirió con este reality show, le hizo querer rentabilizar al máximo su imagen. Para ello, publicó su autobiografía, lanzó una cadena de salones de belleza y escribió un libro de recetas de cocina.

En medio de esta vorágine de exclusivas y apariciones en televisión, a Jade de repente le diagnostican un cáncer en el mes de agosto del año pasado. Esta concursante de Gran Hermano desde el principio quiso rentabilizar su enfermedad, y ha contando todos los detalles de su tratamiento. Ahora, a punto de morir, no quiere ser menos, y desea que los telespectadores vean en directo cómo muere.

Imagen: elmundo.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018